Ortodoncia

https://clinicadentalbeauty.es/wp-content/uploads/2015/04/1-ORTODONCIA-INVISIBLE.jpg
https://clinicadentalbeauty.es/wp-content/uploads/2015/04/2-ORTODONCIA-INVISIBLE.jpg
https://clinicadentalbeauty.es/wp-content/uploads/2015/04/3-ORTODONCIA-INVISIBLE.jpg
https://clinicadentalbeauty.es/wp-content/uploads/2015/04/4-ORTODONCIA-INVISIBLE.jpg
https://clinicadentalbeauty.es/wp-content/uploads/2015/04/5-ORTODONCIA-INVISIBLE.jpg

La palabra ortodoncia significa “diente recto”. La ortodoncia por lo tanto es la encargada de reposicionar los dientes mal posicionados, sin embargo esta definición sería bastante incompleta. La ortodoncia va mucho más allá. Es la encargada de la prevención, diagnóstico y tratamiento de las maloclusiones dentarias. Para ello es importante que el niño sea revisado por un ortodoncista aproximadamente a los 6 años de edad para ver si existen alteraciones en el desarrollo de los huesos mandibulares  y/o maxilares, detectar posibles malos hábitos que puedan causar esas alteraciones. Pero no debemos olvidar que la armonía facial y la estabilidad oclusal puede obtenerse en edades más tardías e incluso en la edad adulta, si bien es cierto que en estas últimas ya no se cuenta con un gran factor que es el crecimiento y por tanto algunos casos pueden ser más complejos de tratar. Según en la edad en la que nos encontremos  se aplicaran distintas técnicas. Hoy día existen muchas  que se pueden aplicar en adultos. Desde brackets metálicos, transparentes, ortodoncia lingual y la ortodoncia invisible.

  • Ortodoncia funcional o interceptiva

Aproximadamente a los 7 años de edad se puede observar si existe una anomalía en el desarrollo de las estructuras óseas. Estas alteraciones pueden tener diversos orígenes: hábitos, herencia, etc… Si un hábito está alterando el crecimiento  óseo, será necesario reeducar al niño. Para ello muchas veces tenemos que ayudarnos  de un logopeda. Por ejemplo un niño que interpone la lengua al tragar saliva y esta interposición está causando una mordida abierta necesitará  reeducar la lengua. Una vez conseguido esto se estará devolviendo estabilidad a las estructuras musculo esqueléticas y a veces no necesitan ningún otro tratamiento. Si el problema es mayor, una vez eliminado el hábito pondríamos algún aparato para corregir la anomalía. Por otro lado cuando no hay un hábito que eliminar y existen alteraciones óseas es el momento de emplear aparatos para devolver la estabilidad y guiar el crecimiento óseo.

  • Ortodoncia fija

Las técnicas fijas pueden emplearse a partir de los 12-14 años siempre que se haya terminado el recambio de los dientes temporales. Como su propia palabra indica estos aparatos no pueden ser retirados de la boca por el paciente. Está compuesta de elementos adheridos a los dientes (bandas y brackets) a los que se ancla firmemente unos finos arcos elásticos de aleación metálica (níquel-titanio) mediante un conjunto de ligaduras Existen multitudes de técnicas y tipos de aparatos fijos. En resumen hablaríamos de brackets  metálicos, brackets estéticos  y ortodoncia lingual.

  • Ortodoncia invisible

Es aquella  en la cual no se emplean brackets sino férulas removibles. Estas férulas son transparentes y muy estéticas. El tratamiento consta de varias fases.  En cada una de ellas se van dando al paciente una férula nueva que será la encargada de ir guiando el reposicionamiento de los dientes. Este tipo de tratamiento se emplea a partir de los 14 años de edad y durante la etapa adulta.