Medidas preventivas

HIGIENE BUCODENTAL

Es de gran importancia el papel que desempeña la cavidad oral en la salud general y en la calidad de vida de las personas. Ante la aparición de enfermedades propias de la boca tales como la caries, enfermedades periodontales, lesiones de la mucosa oral o problemas como la pérdida de dientes, se verán alteradas funciones tales como la masticación y por lo tanto una correcta digestión de los alimentos, la pronunciación de sonidos, o la estética de la sonrisa afectando a la apariencia de las personas.

Además, son numerosos los trabajos de investigación y los estudios clínicos que relacionan el estado de salud bucal con determinadas enfermedades sistémicas como la diabetes, enfermedades pulmonares y cardíacas, problemas del embarazo como partos prematuros…

¿De qué medidas preventivas nos valemos para tener una óptima higiene?

1. Cepillo de dientes

Tanto manual como eléctrico, con una la técnica correcta y la frecuencia adecuada (tres veces al día y siempre tras la ingestión de alimentos). Esto nos ofrecerá una resultado eficaz. No podemos olvidar que hay que renovar el cepillo cada dos o tres meses y siempre que el estado de las cerdas lo necesite. En el lavado con el cepillo debe emplearse pasta dentífrica que, además de su acción limpiadora puede incorporar un efecto preventivo específico o de tratamiento de las distintas patologías bucales. Así disponemos de pastas anticaries, antiplaca, desensibilizantes o gingivales.
Es conveniente que se deje aconsejar por su dentista sobre el tipo de pasta dental. Más adecuado y beneficioso en función de sus necesidades individuales.

2. Hilo dental

Tanto en seda como en cinta nos servirá para limpiar aquellos espacios donde el cepillo no llegue, eliminando restos de comida y placa que pueden llegar a provocar caries o cúmulos bacterianos. El hilo dental debe ser aplicado cuidadosamente para no lastimar las encías

3. Cepillos interdentales

Se presentan como un buen aliado para las personas con espacios interdentales muy abiertos, o personas portadoras de coronas o puentes de porcelana o implantes donde no es posible usar la seda dental. Existen distintos tamaños y grosor dependiendo de la zona que vayamos a tratar y las necesidades del paciente.

4.Irrigador

Es un aparato capaz de generar un chorro a presión de agua pulsátil, que dirigido perpendicularmente hacia el diente, es capaz de limpiar su superficie y masajear la encía, disminuyendo la inflamación y el sangrado de la misma.
Su uso está indicado en pacientes con necesidades especiales de limpieza, como portadores de aparatos de ortodoncia, o prótesis fijas sobre implantes, y en pacientes con indicaciones concretas como diabéticos o pacientes con enfermedades periodontales

5. Enjuagues y colutorios

El uso del colutorio tras el cepillado, nos ayuda a aliviar la sensación de boca seca y equilibrar el flujo salival, ayuda a eliminar restos de alimentos y mantiene la boca lubricada. Además, previene la aparición de caries y mal aliento, a la vez que remineraliza el esmalte dental, sin irritar la mucosa oral.

BUY NOW